Bares y Tabernas

CASA MINGO.- Paseo de la Florida, 34
Es la decana de las sidrerías de Madrid, y posiblemente de todas las existentes en España, ya que abrió sus puertas en 1888.
Los gruesos muros de lo que fue un antiguo almacén de material cuando se iniciaban las infraestructuras de la estación del Norte o del Príncipe Pío, han visto el paso de los años con la misma actividad de restauración que aquel primitivo "Lagar", o fábrica de sidra, que instalaron los primeros asturianos que trabajaron en el tren, y que por ello, recibían directamente de su tierra los productos naturales que no se resignaron a perder.
La dilatada historia de este establecimiento sólo puede explicarse por la continuidad en dicha tradición que mantiene la cuarta generación de su fundador, materias de primera calidad recibidas directamente de los productores asturianos, lo que permite unos precios muy contenidos y estables, que atraen a una amplia y fiel clientela.
El restaurante recomienda: fabada asturiana, chorizos a la sidra, pollo asado, empanadas y quesos,
regados con sidra.

Bodegas La Ardosa.- Calle Colón, 13
 
Desde 1892 lleva esta casa funcionando y, la verdad, con mucho éxito. Sin cambios en la estructura del local, la decoración fue adquiriendo un estilo propio que han conservado intocable hasta hoy. No es todo típicamente español, ofrecen una gran variedad de cervezas irlandesas, sobre todo, Guinness, a precios muy asequibles. Un lugar único donde durante estos años han ido enseñando a muchos "aficionados" a degustar cerveza de forma diferente. Incluso hay records de grandes bebedores. Cuando llegó el boom de pubs y bares "irlandeses" se impuso que la cerveza Guinness se sirve rápida y sin espuma (en algunos sitios) y fría, muy fría ( en todos ). La Ardosa sigue preparándola y sirviéndola como siempre.

Para picar hay canapés variados, salmorejo, salazones, cecina de León, lomo embuchado ibérico, queso manchego, mojama, guindillas, croquetas, jamón, carabineros, bacalao, jamón de pato y tortilla de patatas, entre otras cosas.

Cervecería Alemana.- Plaza de Santa Ana, 6

Una de las primeras cervecerías internacionales de Madrid se encuentra en la Plaza de Santa Ana número 6. Lleva abierta desde 1904. Su público, una mezcla de turistas y asiduos, acude a tomar cerveza y raciones españolas, que no alemanas. Lo mejor, sus croquetas caseras o sus pinchos de tortilla. Aunque por supuesto también podéis encontrar platos típicos alemanes, como ciertas ensaladas o salchichas.

Puedes tomar de todo tipo de cerveza, cada una con su correspondiente jarra con la marca y el color adecuado. Hay muchísimas de marcas nacionales e internacionales.

Madera en el suelo, en las estanterías, en las columnas... La música no es muy alta lo que permite hablar bastante bien.
Es un local nocturno histórico. El escritor Enrique Jardiel Poncela era asiduo de la cervecería Alemana, junto a muchos toreros, entre otros los Dominguín. Fue uno de los muchos lugares europeos predilectos de Hemingway, también fueron asiduos personajes como Franc Sinatra  y Ava Gardner.

La Casa del Abuelo.- Calle Victoria, 12.

La Casa del Abuelo, quizás la taberna con más tradición de Madrid, famosa por su vino y sus gambas, tanto al ajillo como a la plancha, o el famoso vino dulce El Abuelo, es un negocio familiar y centenario.

El primer establecimiento de La Casa del Abuelo fue fundado en el año 1906. De entonces hasta hoy, diferentes generaciones de la misma familia han respetado y mantenido la autenticidad del negocio, tanto en el producto ofrecido como en la estructura del local.

Es una taberna tradicional no sólo en su cocina sino también en la decoración de su establecimiento. Sus locales son austeros, sencillos, decorados con azulejos y cuadros del Madrid antiguo y pinturas de la época.

Taberna La Dolores.- Plaza de Jesús, 4

Este típico establecimiento madrileño tiene una fachada bellamente decorada con azulejos, es una taberna de principios de siglo, fundada en 1908, especializada en tirar cañas de cerveza bien heladitas, acompañadas de boquerones en vinagre y anchoas naturales.

Tras la barra, la pared está cubierta por estanterías llenas de botellas de cerveza de todas las marcas y todos los países.

EL ANCIANO REY DE LOS VINOS.-

Calle Bailén, 19.                                                                            
 

Justo enfrente del Palacio Real pervive un local en el que se respira solera, es una una taberna fundada en 1909 en la que todavía se pueden admirar los originales azulejos de colores que decoraban la época. En la barra se sirven vermouth de grifo, sidra de barril, vinos de Valdepeñas y olorosos viejos, secos y dulces. Para acompañar, la casa siempre ofrece una galletita, una tapita de cabrales o de anchoas con tomate. Pero la gran especialidad del lugar son las torrijas y los pestiños. Si apetece salado, tienen escabeches, pavías de bacalao y albóndigas caseras.

Bodega de Angel Sierra.-
Gravina, 11
 

Se trata de una antigua taberna, posiblemente la mejor conservada de Madrid, que abrió sus puertas en 1918. Mantiene una decoración muy castiza, con portadas de madera de color rojo, barra y paredes de madera labrada, con sus ocho cubas de roble antiguo, un fresco restaurado en el techo y su mostrador de estaño. Aquí es obligatorio pedir el típico vermú de grifo, junto a tapas de mejillones, escabeche de atún, ventresca o boquerones, además de canapés de roquefort, salmón o paté de pato. Además también se pueden tomar escabeches, conservas y sandwiches en el comedor que hay detras de la barra.

Taberna Alhambra.-
Calle Victoria, 9

Taberna típica andaluza fundada en 1929 y decorada con mosaicos de la época.

En ella podrás degustar embutidos ibéricos y tapas variadas acompañadas de sangría, jerez, vermut (de cubas) y una gran variedad de vinos.

Los fines de semana a partir de las 12 de la noche se transforma en un lugar de marcha con música movida.

Taberna del Almendro.-
Calle Almendro, 13.

Original taberna dedicado a las manzanillas y a los vinos finos, donde las tapas se sirven en un mostrador y las bebidas en otro contiguo; el cocinero avisa con una campanilla cuando la comida está preparada. Los propios clientes actúan de camareros.
Entre sus especialidades, destacan los huevos rotos, el lomo al ajo, el salmorejo, almendritos de chicharrones y tortilla de trigueros.  También son de especial mención las roscas rellenas de lomo ibérico y la de sobrasada.
Posee un sótano abovedado, todo de ladrillo.

Taberna del Alabardero.-
Calle Felipe IV, 6.  

La Taberna del Alabardero nació en 1974, en Madrid, de la mano del sacerdote Luís Lezama, con el fin de ayudar y educar a los más jóvenes en el amor al trabajo. Asesorado por un grupo de cocineros, Lezama puso la primera piedra de un gran grupo. En la actualidad, el Grupo Lezama posee: la Taberna del Alabardero de Madrid, el Café de Oriente, la Taberna del Alabardero y el Hotel Miranda & Suizo de San Lorenzo de El Escorial, el Hotel-restaurante Taberna del Alabardero de Sevilla, la Taberna del Alabardero Club de Playa de San Pedro de Alcántara (Marbella), la Taberna del Alabardero Hotel y Resort de Benahavis (Marbella), el Café Iruaritz de San Sebastián, el Caserío Iruaritz Donosti en Lezama (Álava) y la Taberna del Alabardero de Washington DC (Estados Unidos).
Se sirve comida vascofrancesa y lomo de merluza, almejas en salsa verde, canutillos rellenos, carnes rojas, jamón ibérico y patatas a lo pobre, buenas croquetas y vino de Madrid en un escenario magnífico.

Taberna El Buscón.-

Calle Victoria, 5


El Buscón, taberna de día, local de copas de noche, se ha convertido en uno de los locales más transitados del centro.

A partir de las 12 de la mañana se abre la cocina para degustar las tapas de chorizo ibérico, morcilla, cecina de León, queso, jamón ibérico, jamón de pato, mojama de atún y salmón ahumado.

También tienen tapas calientes: rabo de toro, callos y albóndigas caseras. Por la noche, a partir de las 24 h., el local da un giro completo, retiran la mesas, bajan la luz y suben la música, española en su mayoría, para que la gente baile hasta la madrugada.

  

               Casa Julio.- Calle de la Madera Alta, 17              

 Cervecería Casa Maravillas.- Calle Manuela  Malasaña, 13