Nuestra Señora de la Antigua (Carabanchel - Madrid  

    La ermita de Nuestra Señora de la Antigua es la única ermita mudéjar completa que se conserva en la Comunidad de Madrid. Está situada en una meseta, a los pies del Cerro Almodóvar, en el barrio de Carabanchel.

    Su construcción data del siglo XIII. Tanto la ermita como sus alrededores nos ofrecen numerosos restos arqueológicos de distintas épocas. En Octubre de 1995 se encontraron, en el interior del templo, restos de pintura mudéjar, así como un pozo bajo la escalera que conduce al coro  (posiblemente romano o medieval) de 13,50 metros de profundidad,  y parte del muro original de la fachada norte, no visible al exterior por construcciones actuales. La tradición dice que San Isidro Labrador abrevaba allí los bueyes de su arado.

   La ermita podía haber sido construida en relación a este pozo y a los milagros del santo. Sin embargo, el santo murió en 1172 y los técnicos datan la aparición de la ermita algunos años después, ya en el siglo XIII. Aun así, la fecha no es oficial. Además, cabría la posibilidad de que, aun siendo posterior a San Isidro, la ermita fuera construida respetando la existencia del pozo.

    Este edificio aparece por primera vez documentado en el año 1275, en un Códice escrito por Juan Gil Zamora, en el que se narra la vida de San Isidro (1082-1172) y sus visitas a esta iglesia, entonces parroquia de Carabanchel bajo la advocación de Santa María Magdalena. Actualmente es la capilla del cementerio de Carabanchel bajo.

    El templo esta construido en fábrica de ladrillo de 20 x 10 cm. Consta de tres naves y planta rectangular de 12,20 x 9,85 metros. En su interior, la cabecera dispone de un ábside semicircular cubierto con una bóveda de cuarto de esfera, y presbiterio recto con bóveda de cañón. También podemos apreciar una hornacina con arco de medio punto donde se alberga una talla de Nuestra Señora de la Antigua, copia realizada en 1940 de la talla original, desaparecida en 1936.

    En el exterior, su ábside aporta un alero, unos canecillos decorados con rollos, y una ventana de arco de herradura cegada. La portada, al sur, se encuentra bastante inclinada debido al terreno (con un acusado desplome hacia el exterior de la fachada) y decorada con tres arquivoltas. Está provista de una torre de 20 metros de altura de planta rectangular de 5,70 x 2,25 metros, en cuya parte más alta se encuentran las dos únicas campanas que sobreviven, y que están dedicadas a Nuestra Señora del Rosario y al Sagrado Corazón de Jesús.

    La ermita de Nuestra Señora de la Antigua fue declarada Monumento Histórico Artístico de interés provincial el 9 de Octubre de 1981.