Catedral de la Almudena
Este edificio de decoración predominantemente barroco está asentado sobre el lugar ocupado por la antigua muralla árabe.

A principios del siglo XVI, el papa León X promulga una bula en la que autoriza la construcción en Madrid de una catedral que sirva de culto a la Virgen de la Almudena.

Pero al poco tiempo de colocar la primera piedra, en 1623, el proyecto queda paralizado hasta 1879, año en el que el Marqués de Cubas retoma el proyecto.

Alfonso XII fue el verdadero impulsor del proyecto tras la muerte de su primera esposa, María de las Mercedes. Al fallecer ésta sin descendencia, no podía ser enterrada en el panteón del monasterio de El Escorial. Así, Alfonso XII impulsó la construcción de la catedral de la Almudena con el fin de que sirviera de sepulcro para su esposa.

El 4 de Abril de 1883 se inicia la construcción de la nueva catedral de la Almudena, y en 1911 se abre al culto la cripta. Sin embargo, su inauguración definitiva no se produce hasta 1993, año en que fue consagrada por el Papa Juan Pablo II.